Harry, el meticuloso

Clint Eastwood es respetable como actor, pero como director es enorme.
Hay varios directores que me gustan, como Eduardo Chapero-Jackson, Woody Allen o el propio Guy Richie, y tampoco es que sea muy entendida en este campo, pero creo que Eastwood da en mi punto clave. Dirige las películas de la manera que me gusta que sean dirigidas.
No abusa de la música, lo que para mí es algo clave. El sonido suele ser de ambiente y sólo hay música en momentos concretos.  Clint crea la situación como quiere, ya sea la luz o los actores, no usa la música para crear sentimientos. El sonido sólo es un complemento y no influencia a los espectadores.
Por otro lado, los planos son estupendos. No abusa de los primeros planos pero muestra lo que es importante para la obra. No hace planos rebuscados pero sí utiliza los movimientos de cámara de manera adecuada.
En el caso de su último trabajo, "J. Edgar", es destacable la fotografía y la ambientación de las distintas épocas. El maquillaje es quizás un poco excesivo pero no está mal. Los actores, muy bien elegidos (¡dios! Leonardo di Caprio está genial, es un pedazo de actor), hacen que los espectadores nos acerquemos a los personajes y hasta soltemos alguna lagrimilla en momentos sentimentales. La música, otra vez, es perfecta... poca y perfecta. Como negativo, puedo decir que es una película larga y, quizás, un poco lenta pero muy interesante y que nos descubre un poco más de la vida de este personaje.

En fin, esto es todo. Recordad que es solo una opinión, claro.

Hombres locos y trajeados (spoilers Mad Men, temporadas 1, 2 y 3)

Abro esta entrada para hablar de Mad Men, una serie conocidísima y que me recomendaron hace tiempo, pero que decidí empezar hace poco. Y no me arrepiento. No me suelo fiar mucho de los premios hasta que no lo veo con mis propios ojos, pero en el caso de Mad Men estoy completamente de acuerdo con los galardones que ha recibido. Es un gran serie, divertida y seria a la vez. Mezcla el trabajo de Sterling-Cooper con la vida personal de los publicistas, como en el final de la tercera temporada (3x13) cuando la venta de PPL compite en importancia con la separación definitiva de Don y Betty Draper.
Los actores están perfectamente escogidos y ninguno desentona en su papel. Los personajes son muy humanos, muy completos, no son sólo buenos y malos, divertidos y sosos, son personas con todo lo que ello conlleva. Evolucionan, cambian, maduran... y se equivocan como todas las personas. Un episodio importante para mí fue el del fallecimiento del padre de Betty y la reacción de Sally ante ese momento.
Por otro lado la dirección es sublime. Los comienzos y los finales, la elección de "protagonistas" de la historia que se contará. Y cada capítulo acaba dejándote con ganas de más. Además te acerca a los sentimientos de los personajes. Cuando Betty se da cuenta de que ya no quiere a Don es un episodio circular que gira en torno a la cara de dolor de Betty, que anticipa la tormenta. El 3x12, la muerte de Kennedy, por poner un ejemplo que me marcó, la serie te muestra de cerca como vivieron los americanos ese momento tan fuerte y realmente te hace sentir ese dolor.
Algo que me encanta es que no abusa de la música. Siempre se oye el sonido ambiental y la música solo llega en momentos claves (algo que también admiro de Clint Easwood como director).
Evidentemente hay cosas que no me convencen, como el extraño embarazo de Peggy al final de la primera temporada y la escasez de la historia Peggy-Pete que promete bastante pero avanza muy lento. Es lógico que haya cosas que no sean del todo de mi agrado, pero no me quejo.
En definitiva, es una serie increíble que recomiendo a todo el mundo. Y aquí os dejo una de mis escenas favoritas porque la veo y no puedo parar de reír (2x05).