Malos malísimos

Este es un post friki que se me ha ocurrido tras analizar fríamente a Jeoffrey Baratheon, personaje de Juego de Tronos (sí, JUEGO DE TRONOS, que todavía no me he leído los libros). Este niño me parece un personaje totalmente odioso; es sádico, cobarde, ansioso de poder, desagradable, desagradecido y muchas más palabras hirientes. No puedo encontrar en él nada positivo. En Juego de Tronos, los personajes son bastante humanos, por tanto podemos encontrar algunos muy cabroncetes pero que tienen algún punto que los hace buena gente, o que por lo menos nos ayuda a entender su postura. Por ejemplo, Cersei Lannister es una tía bastante perraca pero la serie nos deja ver como ella lo da todo por sus hijos (y por Jamie) entonces podemos sacar un atisbo de bondad en sus actitudes. Igual es el caso de Meñique, que ha tenido actitudes muy feas (ejem, primera temporada, ejem) pero su amor por Cat nos parece un poco tierno por así decirlo. En cambio el puto niño Joffrey no nos da ni un respiro, es maldad pura y no vemos en él ningún lado amable, ni siquiera con sus familiares.
Por eso he caído en la cuenta de los diferentes villanos que encontramos en la series y películas y he querido hacer una lista con los que se me han ido ocurriendo (si tenéis más secciones o más ejemplos, no dudéis en comentar).

- Los malos-buenos: son aquellos que parecen malos durante toda la acción pero al final demuestran tener buen corazón. Aquí encontramos a Severus Snape, de la saga Harry Potter, [SPOILER] que siempre parece que quiere hacer daño a los protagonistas hasta que se descubren sus verdaderas intenciones.

- Los malos entrañables (también llamados "hijoputas con gracia"): son aquellos villanos sin corazón ni piedad pero que por alguna razón nos caen muy bien, ya sea por su estilo, simpatía o gracia. Aquí encontramos al maravilloso Master, de Doctor Who, que nos ha dado grandes momentos en sus apariciones; o James Moriarty, de BBC Sherlock, (¡larga vida a Andrew Scott!) que a pesar de ser el villano ejemplar ha sabido convertirse en uno de los personajes favoritos del fandom. También podríamos incluir aquí a los enemigos de Batman, que por su estilo molan bastante.

- Los malos que molan más que los buenos: su nombre lo dice todo, son aquellos que son mucho mejores que los protagonistas y que llega el momento en que prefieres que ganen ellos. Es el caso del Genei Ryoudan, de HunterxHunter, que me hizo amar la serie (y a Kuroro); o del grupo Juppongatana, de Rurouni Kenshin, que le daban tantas vueltas a los protagonistas que yo estaba deseando que se quedaran con Kyoto.

- Y luego están esos malos asquerosillos que no tienen ni calificación, y es aquí donde encontramos al bueno de Joffrey, junto con otros villanos totalmente desagradables y odiosos que carecen de aspectos positivos.

Y hasta aquí este post friki y sin sentido. Lamento haberos hecho perder el tiempo.