El Hobbit: El retorno de Peter Jackson

Como bien sabéis, la versión cinematográfica de 'El Hobbit: un viaje inesperado', de J.R.R. Tokien, llegó a nuestras pantallas el 14 de diciembre de 2012. Por mi parte, y por la de muchos, fue un estreno muy esperado ya que llevábamos deseándolo desde hace varios años, cuando el director Peter Jackson declaró que iba a dirigirla; además, nos trae otra vez al maravilloso mundo de la Tierra Media tolkiana que tantos seguidores tiene a pesar de haber sido creada hace más de medio siglo.
'El Hobbit', al igual que su trilogía predecesora, 'El señor de los anillos', tiene una dirección y una fotografía envidiables. El uso de la música y los movimientos de cámara y efectos, realzan los momentos más importantes y emotivos de la historia, haciendo que el espectador se sienta fascinado con ella. Gracias a los muchos detalles que Tolkien dejó en sus obras, los paisajes y el estilo de los personajes están elaborados a la perfección, haciendo real este gran mundo (además, en 'El Hobbit' la llegada del 3D ha ayudado en esta tarea).
Esta es la parte que fue alabada por los espectadores, pero también hubo bastantes decepciones sobre esta película. Existen dos clases de personas que se han sentido "estafadas" con esta producción: los fans de Tolkien que consideran que hacer una trilogía de 'El Hobbit' es excesivo y no aceptan la incorporación de otros contenidos ajenos a la obra inicial; y los que no se habían leído 'El Hobbit' y esperaban algo muy parecido a 'El señor de los anillos'. En cuanto a los segundos puedo comprender que les gustara más la trama de la primera trilogía, pero tienen que entender que esta es una historia muy distinta y por lo tanto no puedo llegar a compartir su decepción. 'El Hobbit' es una gran aventura, evita los "grandes temas" que trata 'El señor de los anillos' con reinos y guerras, y se centra en el viaje, en el camino y en la dificultad para conseguir la victoria. Es una historia más amena y llevadera, con personajes realmente entrañables (sí, ahora todos amamos locamente a los enanos) y con momentos muy divertidos. Por mi parte, yo también prefiero la trama de 'El señor de los anillos', pero son novelas con enfoques diferentes pero igualmente maravillosas e increíbles.
Volviendo a los críticos, en cuanto a los fans de Tolkien, debo decir que en parte estoy de acuerdo con ellos. El hecho de hacer 'El Hobbit' en tres películas de tres horas cada una me parece excesivo y, en parte, una tomadura de pelo. Una novela como esta podría dar para dos películas, si queremos hacerla muy fiel, pero tres ya es demasiado y demuestra la ambición de los productores que quieren hacer taquilla a toda costa. A esto se le suma la participación de personajes como Legolas que no están en la novel original pero sí aparecerán en las siguientes películas para hacer un guiño a la primera trilogía.
A pesar de estos puntos negativos yo no me siento decepcionada ni entristecida por la adaptación, de hecho me ha gustado y me he sentido reconfortada al volver a entrar en la Tierra Media en una sala de cine, después de años sin hacerlo. Creo que es bastante fiel y que, como cabía de esperar de Peter Jackson, está muy bien hecha. Es muy divertida, pero a la vez tiene momentos épicos (como Thorin contra el orco pálido en una de las escenas finales) y otros emotivos al mejor estilo 'ESDLA: 'El retorno del rey'; además es tan entretenida que las tres horas que dura apenas si se notan.
Antes de acabar haré una mención especial a Martin Freeman, el actor que da vida a Bilbo Bolsón, ya que me pareció una interpretación maravillosa (si ya amaba a Martin muchísimo, después de 'El Hobbit' se ha ganado un rincón especial en mi corazón). Los directores de casting no pudieron acertar más con este actor; sus movimientos, sus gestos, las caras que pone... no existirá jamás un joven Bilbo mejor.
Y así sin más doy por finalizada la entrada, esperando que quien lo lea se anime a ver la película porque realmente lo merece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario